Reportajes Documentales

Reportajes realizados por nuestros fotógrafos voluntarios.

Marea Ciudadana 23F Madrid

Casi trescientas organizaciones, entre las que se encuentran las diversas asambleas del 15-M, distintas plataformas de Sanidad, Educación, Afectados por la hipoteca y colectivos de trabajadores y ex-trabajadores de distintas empresas privadas y entidades públicas, conforman el colectivo Marea Ciudadana. Convocadas por este movimiento han transcurrido manifestaciones en más de 80 ciudades y localidades españolas y en alguna ciudad europea, en protesta por lo que se ha considerado como “golpe de Estado financiero” En Madrid cientos de miles de ciudadanos confluyeron en la Plaza de Neptuno agrupados en columnas que partieron de distintos puntos de la ciudad Las organizaciones portaban sus pancartas reivindicativas y mostraban sus distintos colores distintivos; equipos de megafonía y voces ciudadanas transmitían entusiastas consignas de protesta en el transcurso de la manifestación. En Neptuno el colectivo Bomberos quemados, estableció un cordón de seguridad y ayuda. En este punto de encuentro se había instalado un escenario donde los portavoces leyeron sus comunicados, Al pié de este escenario la orquesta y coro Solfónica actuó como acostumbra en estas movilizaciones. La marea ciudadana concluyó a las 20 horas, cuando terminaba la autorización de la Delegación de Gobierno, con la lectura del manifiesto “Marea Ciudadana unida contra los recortes y por una verdadera democracia”, en el que se critica la presión de los mercados financieros, la deuda ilegítima generada por los mismos y “las brutales políticas de ajuste” que padecen los ciudadanos. Fotógrafos: Nieves Caballero, Rafael Muñoz, Angel Moreno y Agustin Valdes Texto: Nieves Caballero algunos derechos reservados Tweet

Ver reportaje

Parando desahucios

Desde 1999 el precio de la vivienda en España subió en torno a un 180% en una década (1996-2006), muy por encima de los sueldos, lo que llevó a una situación en la que los ciudadanos gastan gran parte de su sueldo en la compra de un piso. Con la crisis económica de 2008-2012 el aumento del desempleo se ha disparado a cifras superiores al 20%, que, junto con la subida de las hipotecas por el Euribor, ha causado la imposibilidad para miles de familias de hacerse cargo del pago de la hipoteca de la vivienda. Desde 2007, 350.000 familias se quedaron sin casa, embargadas por impago de la hipoteca. Tras la subasta de la vivienda, las casas vuelven a ser tasadas por debajo de su precio inicial de tasación, teniendo los propietarios que hacer frente al pago de la diferencia sin disponer del disfrute del inmueble. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca o PAH es un movimiento social por el derecho a la vivienda digna surgido en febrero de 2009 en Barcelona y presente en toda la geografía española. Está englobada en el marco de la crisis inmobiliaria española de 2008 que fue el desencadenante de la burbuja inmobiliaria y de las posteriores protestas en España de 2011-2012. Forma parte del Movimiento 15-M, surgido posteriormente. Agrupa a personas con dificultades para pagar la hipoteca o que se encuentran en proceso de ejecución hipotecaria y personas solidarias con esta problemática. Se define como “un grupo de personas apartidista que […] ante la constatación de que el marco legal actual está diseñado para garantizar que los bancos cobren las deudas, mientras que deja desprotegidas a las personas hipotecadas que por motivos como el paro o la subida de las cuotas no pueden hacer frente a las letras”. Es un movimiento horizontal, no violento, asambleario y apartidista Se reúne de manera asamblearia para exponer los distintos casos de los afectados, ofrecer asesoramiento y ayuda mutua para encontrar apoyos tanto prácticos como emocionales. La plataforma realiza acciones de desobediencia civil y de resistencia pasiva ante las ejecuciones y notificaciones de desahucios realizando concentraciones ante la puerta de la casa de los afectados impidiendo el paso de los agentes judiciales. Esta campaña se inició en noviembre de 2010 y en mayo de 2012 ya había parado 250 desahucios a lo largo de todo el estado. Ante la creciente oleada de desahucios la plataforma propone una campaña: Obra Social La PAH que persigue la reapropiación ciudadana de las viviendas vacías en manos de entidades financieras fruto de ejecuciones hipotecarias. En los casos en que las concentraciones ciudadanas de stop desahucios no paralicen los desalojos, la PAH dará cobertura a las familias para reocupar las viviendas de las que han sido desalojados. Esta campaña tiene un triple objetivo: 1. Recuperar la función social de una vivienda vacía para garantizar que la familia no quede en la calle. 2. Agudizar la presión sobre las entidades financieras para que acepten la dación en pago. 3. Forzar a las administraciones públicas a que adopten de una vez por todas las medidas necesarias para garantizar el derecho a una vivienda. El título de esta campaña es una parodia de la Obra Social La Caixa, una de las principales causantes de la situación. Entre sus campañas figura la Campaña por la dación en pago: entrega de la vivienda para la cancelación de la deuda hipotecaria en caso de residencia habitual y deudores de buena fe. En junio de 2010, la PAH y el Observatori DESC trasladaron al Congreso una propuesta de modificación de ley que fue rechazada por PP y PSOE. La voz organizada de los afectados ha conseguido sumar a colectivos sociales y organizaciones sindicales y ha puesto en marcha una ILP para recoger firmas y llevar de nuevo la propuesta de la PAH al Congreso de los diputados. El 30 de marzo de 2011, la PAH y el Observatori DESC junto a otras entidades sociales y organizaciones sindicales comenzaron a tramitar el texto de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) con el fin de regular la dación en pago con efectos retroactivos, de manera que las miles de familias condenadas a la morosidad de por vida a causa de la actual ley, tengan el derecho a una segunda oportunidad al igual que en otros países de Europa y los Estados Unidos. Posteriormente, se amplió el texto con las peticiones de moratoria inmediata de los desahucios y reconversión de las hipotecas en alquiler social, como medida de mínimos destinada a garantizar el derecho a la vivienda de las personas afectadas por ejecuciones hipotecarias. Entre marzo y septiembre de 2011 la Mesa del Congreso (formada por el PSOE y PP) bloqueó la ILP con distintas razones impidiendo que se pudiera comenzar la recogida de firmas antes de las elecciones generales de 2011, siendo esta autorizada en septiembre, sin embargo la Junta Electoral Central no dio facilidades a la recogida de firmas de la ILP hasta el 18 de abril de 2012. Fueron entregadas 1.402.845 firmas el 5 de febrero de 2013 en el Congreso, el martes 12 de febrero se votaba en el Congreso de los diputados la admisión a trámite de la Iniciativa Legislativa Popular hipotecaria. El Partido Popular, después de reunirse a mediodía con representantes del grupo promotor de la ILP, anunciaba que no la admitiría a trámite. Horas después se confirmaba la triste noticia de un nuevo “suicidio inducido” por el drama de los desahucios: en Calvià (Mallorca) una pareja de jubilados se quitaban la vida bajo la amenaza de un desahucio cercano. A las 17h, la calle era una colmena de indignación concentrada en el Partido Popular: no admitir a trámite la ILP significaba un insulto a la democracia, un desprecio a las personas afectadas y a las 1.402.854 firmas que le apoyan. Votar en contra equivalía declarar la guerra a las mayorías sociales de este país. En el último momento, en la calle y de forma inesperada, la ciudadanía recibió la noticia en directo del cambio de posición forzado del grupo parlamentario que bloqueaba hasta el momento con su mayoría absoluta las demandas de la ILP. El estallido de emoción por todas partes fue grande, pues significa un paso importante en la reforma de la ley arrancado gracias a la movilización de la ciudadanía. La admisión a trámite es un primer paso importante para parar la sangría de los desahucios. Ha sido la presión ciudadana quién ha forzado este cambio. La PAH pretende no aceptar que el trámite parlamentario desvirtúe o rebaje una ILP que contiene tres demandas de mínimos para acabar con esta agresión financiera y garantizar el derecho a la vivienda. Fotógrafos: José Fernando Garcia, Nieves Caballero y Luis Arizmendi Texto: Fuente: Wikipedia, la enciclopedia libre y www.afectadosporlahipoteca.com algunos derechos reservados Tweet

Ver reportaje

Marea Blanca Nacional – III Marcha en Madrid

Domingo 17 de Febrero 2013. Una nueva ‘marea blanca’ compuesta por miles de profesionales sanitarios y usuarios se ha manifestado por el centro de Madrid en defensa de la sanidad pública y contra el modelo de gestión sanitaria externalizada. En esta movilización, varias columnas que han partido desde los hospitales de La Paz, el Clínico, el Hospital de la Cruz Roja, La Princesa, el Hospital del Henares, el Infanta Leonor y desde Getafe han confluido en la plaza de Cibeles en torno a las 12 horas para partir en única ‘marea’ hacia la Puerta del Sol, lugar donde ha concluido la manifestación. Fotógrafos: José Fernando Garcia y Angel Moreno algunos derechos reservados Tweet

Ver reportaje


La Tabacalera de Lavapies

El Centro Social Autogestionado “LA TABACALERA” Fue durante el reinado de Carlos III cuando se inició su construcción en las huertas de la Comunidad de Clérigos Regulares de San Cayetano compradas por la Real Hacienda de su Majestad según un proyecto del arquitecto Manuel de la Ballina. Inicialmente el edificio sirvió como almacén de productos estancados del monopolio del Estado español: aguardiente, licores, barajas de juego, papel sellado… Dado que la elaboración de estos productos se privatizó concediéndose a la condesa de Chinchón la elaboración del aguardiente y a Heraclio Fournier la fabricación de barajas, el edificio estaba cerrado al producirse la invasión francesa y fueron los franceses los que lo convirtieron en fábrica de tabacos contratando a las cigarreras del barrio que hasta entonces trabajaban de forma clandestina. Funcionó de forma provisional hasta el año 1816, y en junio de 1825, la Dirección General de Rentas Estancadas autorizó el restablecimiento definitivo del trabajo en la fábrica. La singularidad del trabajo en mano de aquellas mujeres independientes y con fuerte espíritu asociativo hizo que se establecieran en el edificio espacios para lactancia y habitaciones con cunas y camas para los hijos de las cigarreras. A partir de 1945 se hizo cargo del edificio Tabacalera S.A. disminuyendo poco a poco su actividad hasta que se cerró definitivamente en el año 2000. Desde entonces está adscrito al Ministerio de Cultura y desde el año 2002 su categoría jurídica es de Bien de Interés Cultural. El Ministerio proyectó para el edificio un Centro Nacional de Artes Visuales, pero los colectivos del barrio de Lavapiés llevaban solicitando su cesión para ubicar en el mismo un Centro Social Autogestionado lo que les fue concedido “temporalmente”. En el mismo hay establecida variedad de actividades: talleres, cursos, exposiciones, teatro, conciertos, intercambio de ropa, bibliotecas, bar-cafetería, espacios de tertulia… Todo ello autogestionado y gratuito. www.latabacalera.net Fotógrafos: José Fernando Garcia, Angel Moreno, Nieves Caballero, Sergio Patiño y Luis Arizmendi Texto: Nieves Caballero todos los derechos reservados Tweet

Ver reportaje

48 Aniversario de la Revolución Palestina

“En un pasado lejano, nació una gran revolución de un gran pueblo. Han pasado 48 años desde el estallido de la revolución palestina contemporánea, que inició Al-Fatah, 48 años de lucha para conseguir los derechos legítimos del pueblo palestino. Decenas de años han transcurrido. Mártires, heridos, exiliados, refugiados, deportados, presos, destrucción, expropiaciones ilegales, represión y humillación, y el palestino sigue soñando y con esperanzas. Sigue con sus éxitos y fracasos, adelanta un paso y retrocede otro, pero siempre se levanta de nuevo. Es como el ave fénix, que resucita de las cenizas. Es el número complejo, que no se puede omitir. Este pueblo está condenado a la victoria. Es su destino, es lo que dictará la historia.” Con estas palabras dio comienzo el acto de conmemoración del 48 aniversario del Movimiento de liberación nacional palestino, que se celebró en la Embajada Palestina de Madrid. Después de guardar un minuto de silencio por los caídos de la revolución y escuchado el himno de Palestina, el Embajador del Estado Palestino y representantes de varios Movimientos de Liberación palestinos, dirigieron unas palabras a los presentes, a continuación tuvo lugar la actuación del artista sirio Hames Bitar con su laúd, acompañado del percusionista Luis Taberner. Al final del acto los presentes fueron obsequiados con deliciosos dulces palestinos y un exquisito té. Fotógrafos: Rafael Muñoz y Nieves Caballero algunos derechos reservados Tweet

Ver reportaje

Encierro Hospitales de Barcelona

“Tenemos la obligación de luchar” La sanidad está en lucha. Esa que debería ser universal, pública, gratuita y de calidad para todas las personas. Hace ya muchos meses que el sistema sanitario público está siendo víctima de ataques desde diferentes administraciones, esas que iniciaron una cruzada para privatizarla. Argumentan que ya no somos capaces de sostener ese sistema de manera que sea gratuito para el 100% de los que hacen uso de él. Pero muchos trabajadores y usuarios se han puesto en pie de guerra y han decidido demostrar su malestar de una manera que está siendo muy visible. Ese proceso de privatización no es más que el desmantelamiento de uno de los pilares del estado del bienestar. Algo que crearía una fuerte fractura social, en la que la población se dividiría en ricos y pobres, con un aumento del distanciamiento entre ambos grupos cada vez mayor. Y ese es también uno de los argumentos de los que se esfuerzan por impedir la privatización del sistema, «es el legado que dejaremos a los que vienen detrás, a nuestros hijos y nietos. Tenemos la obligación de luchar» Las mareas blancas se suceden a lo largo y ancho del país. En Catalunya, y desde el 29 de noviembre, el comité de empresa del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau decidió iniciar un encierro indefinido. Si alguien se acerca a la entrada principal del Sant Pau no podrá decir que le pasan desapercibidos los signos de esa lucha: pancartas, carteles, tiendas de campaña en el hall, la bandera de los recortes en el mástil de la entrada… Incluso los vecinos han colgado de sus balcones y ventanas grandes sábanas blancas en las que han pintado su indignación, la reclamación de sus derechos. Los encerrados han continuado durante todos estos días manteniendo su posición. En la agenda de actividades, además de las asambleas, se suceden diferentes talleres; pase de documentales; sesiones de cinefórum; charlas; conciertos; cuentacuentos… La próxima cita importante será el próximo 2 de enero, fecha en la que está convocada una reunión con los comités de empresa de varios hospitales catalanes que tendrá lugar en el mismo Sant Pau y en la que se elaborará un calendario de acciones conjuntas y se decidirá cómo se coordinan. Al encierro del Hospital de Sant Pau le siguieron otros, entre ellos el del Hospital Clínic de Barcelona y el Moisès Brogui de Sant Joan Despí. En este último el encierro continúa y, como en Sant Pau, las reivindicaciones de los encerrados son también visibles antes de acceder al interior del recinto. Sin embargo, en el Clínic debieron desistir. Las presiones a las que estaban sometidos los encerrados eran brutales. Ni el comité de empresa, ni tampoco los sindicatos, les apoyaban en su lucha. Es más, recibieron la visita de una pareja de los Mossos d’Esquadra (policía autonómica catalana) que, a petición del órgano gerente del Hospital, les invitó a abandonar su encierro y despejar la entrada. También les advirtieron de las consecuencias de quedarse: estaban en un edificio público con una dirección privada y como tal podían ser sancionados, incluso por delito. Y también se exponían a ser desalojados. La respuesta estaba clara: los encerrados disponían de medios para difundir esa y otras posibles actuaciones por parte tanto de los Mossos como de la dirección del Hospital. También invitaban al gerente a que se comunicara con ellos directamente, le escucharían pacíficamente. Unos días después ha desaparecido todo signo de esos días en los que trabajadores, usuarios y vecinos del Clínic se mantuvieron firmes a pesar de ese y otros obstáculos. Ni carteles, ni pancartas, ni tiendas de campaña. Tampoco en la calle. Lo único que ha quedado son los adornos del árbol de navidad, las tijeras en medio del círculo rojo con la barra transversal. Pero si no es por ese detalle, nadie diría que hace apenas dos semanas en ese vestíbulo se celebraron charlas, debates, asambleas, pases de documentales… En el Vall d’Hebrón pasa exactamente igual. No queda ningún signo del encierro de algunos trabajadores y usuarios por defender eso que es suyo por derecho. A pesar de esa falta de signos externos, se siguen celebrando, a las nueve de la mañana, dos asambleas semanales en la recepción central. En el vídeo que grabó el equipo de 15Mbcn.tv pasado el18 de diciembre Isa Garnika, trabajadora de este hospital, explica que estas asambleas se celebran desde hace dos años con esta misma frecuencia, además de tener una larga historia de encierros. Ya en el mes de noviembre se hizo un encierro de 24 horas «en defensa de los derechos laborales y también sociales». Desde hace casi dos años han protagonizado manifestaciones y cortes en la Ronda de Dalt reclamando, también, la dimisión del conseller de Salut, Boi Ruiz. Todas estas luchas, las de todos estos hospitales, tienen objetivos comunes: la oposición a la privatización progresiva que está sufriendo la sanidad pública por culpa de los recortes. Y aparentemente esa privatización no es tal, ya que la titularidad de las instalaciones continúa siendo pública. El cambio viene en las cúpulas que gestionan esos centros, que son órganos privados. Son muchos los que definen esta jugada como un ‘negocio redondo’, ya que las nuevas gestoras privadas, empresas del sector, se encuentran con toda una infraestructura creada —con dinero público— y con la confusión que todo esto podrá generar: en muchas ocasiones, las mismas instalaciones públicas, cerradas para dar servicio a los usuarios porque los recortes obligan a ello, serán utilizadas —es decir, alquiladas y bien rentabilizadas— para aquellos clientes que puedan pagar por ello. También hay quien denuncia que con este doble sistema público-privado el personal médico tendrá la potestad de derivar a los enfermos de la pública a consultas privadas porque «las listas de espera son demasiado largas». No olvidemos que la posibilidad de esta combinación público-privada es el resultado de la reforma laboral aprobada en 1997 bajo el mandato de José María Aznar, la ley 15/97, que contó con los votos tanto del Partido Popular como del Partido Socialista, CiU, PNV y Coalición Canaria. En mayo de este año algunos medios pronosticaban la caída de la cúpula de la sanidad catalana. Y de las tres patas que la sostenían, solamente una ha saltado del puesto. Josep Prat dimitió a finales del mes de junio de la presidencia de l’Institut Català de la Salut (ICS) porque la acumulación de escándalos económicos superó con creces lo “políticamente correcto”. Sin embargo, Josep Mª Padrosa, director general del CatSalut y Boi Ruiz, conseller de Salut, mantienen sus puestos. Que Boi Ruiz continúe en Salut significa que CiU podrá aplicar los recortes que ya planteaba antes de las elecciones del 25N: la reducción en un 15% de los 9.866 millones de euros que tiene para el año esta conselleria. Que son 900 millones menos que en el ejercicio anterior. No podemos olvidar también que, además, la ley también permite que el sector privado participe en la prestación de servicios sociales financiados con recursos públicos. CiU fue pionera en la introducción de diferentes fórmulas de gestión privada con ánimo de lucro en los centros públicos. Se crearon consorcios, fundaciones, sociedades estatales… Hacia finales de 2011 se filtró a la prensa un documento de trabajo, La gobernanza del ICS, en el que se estudiaba trocear la sanidad pública en algo más de veinte empresas que deberían someterse a las leyes del mercado. Los objetivos se centraban en flexibilizar la gestión, generar beneficios, dar entrada al capital privado e incentivar que los trabajadores se reconvirtieran en empresarios del sector. En junio de este mismo año, y con el apoyo de los populares, el Parlament aprobó una ley por la que se relajaba el control sobre fundaciones, ley que permite que los patronos de las mismas cobren y cierren operaciones sin autorización pública. Pero hay algo que nos debe preocupar por encima de todo, algo que ya han denunciado numerosos informes de facultativos, enfermeras, médicos y colegios profesionales: la calidad de la asistencia pública en materia de sanidad en Catalunya ya ha sufrido daños considerables. Por eso, también, tenemos la obligación de seguir luchando. Pd: A poco de publicar este reportaje las últimas noticias son que el campamento en el Hospital de St Pau se ha levantado, aunque las reivindicaciones seguirán en la calle. Fotógrafos: David Amela y Cristina Molina Texto: Mónica Solanas algunos derechos reservados Tweet

Ver reportaje


Página 75 de 78« Primera...102030...7374757677...Última »